Comunicado conjunto ante el Veredicto del caso Antillanca
06 Julio 2015

Las balas que nos tiraron, empiezan a volver

Hoy comprobamos que se puede tener alegría en medio de tanta bronca; una alegría rara, que no nos devuelve a Julián pero nos trae un poco de justicia a todas las personas que queremos una sociedad más humana. Estos cinco años nos dejaron importantes lecciones, muchas de ellas de la mano del incansable guerrero de la vida, César Antillanca, padre de Julián.

Este icónico caso nos enseñó que la unión hace la fuerza, y que esto no es solo una consigna, sino un hecho. 
Nos enseñó a no bajar los brazos cuando la hipocresía y la corrupción se nos ríen en la cara. 
Nos enseñó a mostrarle los dientes al sistema en los momentos de más dolor. 
Nos enseñó a ser felices en la lucha, porque en medio de tanta impotencia, siempre hay algo porque luchar.
Es imposible no emocionarse, es imposible no querer gritar. 
Julián, tus asesinos siempre fueron culpables, siempre lo supimos, ahora la justicia también lo sabe.
Nos queda luchar por Almonacid, por Vargas, por Rodríguez, y tantxs otrxs hijxs del pueblo que no están.

Abrazamos a la familia Antillanca, gracias por ser la vanguardia en la lucha contra la represión en Chubut. 
Las balas que nos tiraron, empiezan a volver.

JULIAN ANTILLANCA, PRESENTE!!

Izquierda Revolucionaria
Juventud Insurgente  

Publicaciones Actualidad Estudiantil

Comentarios

Compartir