Universidad de Buenos Aires
13 Mayo 2015

Ante la Crisis institucional en la UBA: organización estudiantil desde las bases

Comunicado de La Bemba

El últimos mes y medio la UBA volvió a ser noticia en todo los medios: asambleas masivas y tomas en los colegios Pellegrini y Buenos aires contra el proyecto expulsivo del rectorado (que eliminaba la posibilidad de tener materias previas y recortaba las clases de apoyo y el régimen de libres), conflicto por despidos docentes en el CBC, renuncia delvicerrector y ex número 2 de la SIDE, Richarte, y una nueva renuncia del riñón de la gestión Barbieri, la del decano de Económicas, José Luis Giusti por denuncias mediáticas sobre manejos corruptos. A esto hay que sumarle, la complicidad de otros altos funcionarios como Emiliano Yacobitti, presidente de la UCR-CABA, Secretario de Hacienda de la UBA y referente histórico en la universidad de la Franja Morada-Nuevo Espacio. En definitiva, todo este marco, nos permite afirmar que estamos frente a una crisis.

¿Qué tipo de crisis? Para los que conformamos este espacio político en la UBA es importante la caracterización de este momento. La crisis que estamos atravesando es una crisis palaciega, una crisis de la gestión, que involucra a personajes que vienen llevando a delante el hundimiento de la universidad hace más de 10 años. En un año electoral como el actual, también las internas para los de arriba empiezan a jugarse, y la trayectoria de todos estos funcionarios abre un gran abanico de denuncias posibles. Sin ir más lejos Barbieri (como decano) y Yacobitti (desde el centro de estudiantes) fueron quienes se encargaron de hacer de la facultad de Económicas un enclave de los intereses de las empresas multinacionales, son los que se encargaron de llevar a delante sus negociados con la educación pública.

Ahora bien, sabemos que en muchas ocasiones, la definición de crisis queda solo en una consigna, y se espera que los resultados de la misma sean satisfactorios para el movimiento estudiantil de manera espontánea. A diferencia de esta concepción, vemos la necesidad que esta crisis sea un factor que nos permita impulsar la discusión con más compañerxs y la movilización. Hace al menos 5 años que el movimiento estudiantil de la UBA se encuentra con una débil capacidad de movilización, lo que imposibilita el avance en los reclamos históricos (democratización, presupuesto, mejores condiciones de cursada).

En este contexto la FUBA ha tenido cierto rol activo pero insuficiente. Ha sido un actor que dinamizó la campaña contra Richarte, las denuncias en el Pellegrini y el Nacional y la intervención en el conflicto del CBC. El problema ha sido que su funcionamiento se ha acordado meramente entre las presidencias actuales (PO-MELLA), dejando de lado a todo el resto del arco de la izquierda. 

Consideramos que en la situación actual de desmovilización, si la FUBA no adquiere un rol más participativo, acordando de conjunto campañas y acciones con todo el arco de las organizaciones en lucha, será difícil que el conflicto tome mínimamente cuerpo. 

Ante la brecha que se abre por la disputa de los de arriba, se nos presenta una situación oportuna para organizarnos desde abajo, para llevar la discusión a los cursos, para convocar a asambleas en todas las facultades y poder generar las coordinaciones necesarias en pos de elaborar un plan de lucha en toda la universidad, construido en los ámbitos democráticos de lxs estudiantes. Este régimen universitario, de privilegios para pocxs, negociados y corrupción sólo puede ser derrotado por lxs estudiantes y trabajadorxs que día a día defendemos la educación pública.

Publicaciones Capital y GBA Estudiantil

Comentarios

Compartir