Género
04 Abril 2015

Violencia de género y fuerzas represivas

El fin de semana pasado, en Mar del Plata dos chicas fueron golpeadas y abusadas sexualmente dentro de un patrullero en pleno centro de la ciudad. Los violadores, eran dos policías del CPC (Comando de Patrulla Comunitaria). Una de las jóvenes hizo la denuncia, y los policías fueron separados de la fuerza, pero no fueron detenidos.


Ya este año arrancó con una noticia similar en Lanús, Gran Buenos Aires, donde un gendarme del Operativo Centinela abusó sexualmente de una joven de 15años, integrante del FPDS. El violador la encerró en un baño del Parque Belgrano, que es parte del despliegue del operativo. La joven fue junto con su familia a radicar la denuncia en la Comisaría de la Mujer de Lanús, donde recibieron hostigamiento por parte de la mujer policía que les tomaba la denuncia, quien desacreditó el testimonio.
En lo que va del año, han circulado, sin mayor repercusión, varios casos de abusos sexuales perpetrados por integrantes de las fuerzas represivas: En el Barrio Siglo XXI Salta, una nena de 6 años fue abusada por una mujer policía miembro de la División Drogas Peligrosas en el marco de un allanamiento. Se supo también de dos casos más, de mujeres abusadas por efectivos de Gendarmería en Junín de Los Andes, Neuquén.
Estos son los casos que salen a la luz, gracias a la fortaleza de las mujeres que se animan a denunciar estos horribles hechos, pese a la estigmatización y ninguneo que, es sabido, sufren permanentemente quienes toman coraje y hablan; y pese al miedo por tratarse de violadores que además pertenecen a distintas fuerzas de seguridad. No son simples casos aislados, es violencia de género, que sufren las mujeres, justamente por el hecho de ser mujeres. Son violencias de un sistema que permanentemente presenta a las mujeres como objetos que se puede golpear, violar, matar. Mucho más si se trata de mujeres pobres.
Denunciamos que no se trata solo de casos de violencia de género, dentro de una institución atravesada por la lógica machista, se trata además de casos de represión, ya que los violadores son integrantes del aparato represivo del Estado, un Estado que lejos de ser garante de derechos humanos, da vía libre a la policía para seguir imponiendo a los/as pibes/as de los barrios pobres, mediante torturas, amedrentamiento, violaciones y gatillo fácil, que hay que agachar la cabeza frente a las injusticias, perpetuando así la desigualdad propia de este sistema capitalista heteropatriarcal.

¡Basta de impunidad a femicidas y violadores!

¡Presupuesto para la implementación real de la Ley contra todo tipo de violencia hacia las mujeres!

¡Que viva la lucha feminista y popular! ¡Si nos tocan a una, RESPONDEMOS TODXS!

Juventud Insurgente --- Izquierda Revolucionaria

Géneros

Comentarios

Compartir