Un nuevo centro cultural en conflicto
05 Febrero 2015

Cultura clausurada en la Ciudad de Buenos Aires

Otra vez un espacio cultural clausurado en la Ciudad, y van. El 27 de Diciembre durante un festival de fin de año, y por segunda vez en 2014, el Gobierno de la Ciudad clausuró la Casa Cultural Víctor Jara, ubicada en pleno barrio de Parque Patricios. Este no es un hecho aislado sino que se da en el marco de las numerosas clausuras a espacios culturales autogestivos que se vienen sucediendo en Buenos Aires.

Estuvimos conversando con integrantes del Movimiento Cultural Víctor Jara, para que nos cuenten de qué se trata la casa cultural que impulsan y qué piensan acerca de la seguidilla de clausuras del Gobierno porteño.

Juventud Insurgente: ¿Cuáles son los objetivos de la Casa Victor Jara?

Casa Victor Jara: En la Casa activamos sobre tres ejes principalmente. Uno es reivindicar al artista como trabajador: Luchar por los derechos de su desarrollo artístico. Para esto es importante, por ejemplo que no pague para tocar o exponer. Esto difiere de requerimientos que imponen bolicheros y empresarios que son comerciantes del arte. En los diferentes eventos que se hace en la casa cultural, siempre el 100% de la entrada es para los artistas.

También entendemos el arte como herramienta de transformación: la militancia y la necesidad del cambio social  atraviesa nuestra actividad artística y es desde ahí que queremos generar conciencia, pensamiento crítico y transformación.

Por otro lado intentamos romper con la idea del arte como producción y expresión de unos pocos, trabajando con la gente del barrio, con pibes que no tienen posibilidad de otra manera de tocar alguna vez un instrumento, aprender a pintar. Que sea accesible, y pueda volverse masivo. No queremos que sea cosa de pocos, es necesario que esté al alcance de aquellos a los que el sistema no les da la oportunidad, es una potencial herramienta integradora.

JI: ¿Por qué se produce la clausura de la Casa Victor Jara?

VJ: La clausura en concreto se produce con la excusa de que en en ese momento en el festival que estábamos realizando había gente bailando y faltaban expendedores de preservativos en los baños.

Pero más allá de ello creemos que la clausura tiene que  ver con un ataque generalizado a los espacios culturales que van en contra de los proyectos de ciudades que tienen los gobiernos. Es decir que, todo lo que vaya contra la lógica del lucro es una molestia, una pérdida de tiempo y de dinero. Para los actuales gobiernos espacios como la Casa Víctor Jara son una molestia, algo que quieren barrer del territorio, porque por un lado se sacan de encima todo el trabajo crítico que hacemos a su política y por otro lado en el espacio que ocupa nuestra se puede hacer un gran negocio inmobiliario. Donde nosotros vemos un espacio cultural para el barrio donde pueden participar todos nuestros vecinos, ellos ven una mega-torre de departamentos e imaginan las ganancias que obtendrían.

JI: ¿En qué están trabajando actualmente?

VJ: Estamos trabajando para levantar la clausura. Estamos haciendo todas las gestiones burocráticas y adecuaciones necesarias para levantar la injusta clausura que nos impuso el Gobierno de la Ciudad. Clausurar un espacio de estas características es un obstáculo muy grande a que puedan seguir existiendo porque las gestiones son costosas en tiempo y dinero, y la imposibilidad de realizar actividades no hace posible tampoco la auto-sustentación del espacio (pago del alquiler, impuestos y servicios).

Mientras tanto seguimos organizándonos para comenzar el año con todo, retomar el trabajo que venimos haciendo y que la clausura interrumpió. Están por re-comenzar los distintos talleres de arte y oficios, los festivales, peñas y demás actividades.

Para cambiar esta lógica que entiende a la ciudad, el barrio y la cultura como negocios es necesario la construcción de un movimiento cultural de carácter nacional.

De a poco y en los últimos años, hay espacios que se levantan y funcionan de manera autogestiva. Respetan el laburo del artista y son accesibles al barrio, a los pibes del barrio que de otra manera el arte sería solo tema de otros, que no son ellos.

Esa es la perspectiva que tenemos que tener para ganar la pulseada contra el arte de mercado.  Contra la lógica comercial, antagónica a la que nosotros queremos desarrollar es con la que tenemos que combatir. Es indispensable la organización para ganar esta pulseada contra ese monstruo, porque es gigante y tiene herramientas poderosas. Es fundamental tener en cuenta siempre las perspectivas de unidad con otras organizaciones que tengan objetivos similares, necesitamos ser más fuertes.

Tenemos que  fomentar desde los barrios la creación de estructuras que puedan contener a un artista que entendido como trabajador, y que este encarne esta otra lógica de arte, que lo entiende como una herramienta transformadora de la sociedad en la que vivimos, donde prima la desigualdad pero que nosotros queremos que sea justa.

 

Toda la cobertura fotografica en:
https://www.facebook.com/media/set/?set=a.712300802216169.1073741835.100003087674949&type=1&l=88d532552e

Publicaciones Capital y GBA Cultural

Comentarios

Compartir