Debates sobre el CEFyL
08 Octubre 2014

¿Qué CEFyL tenemos y qué CEFyL queremos?

A pocas semanas de que comiencen las elecciones en filo (para quien aún no enteradxs son del 20 al 24 de octubre) el escenario empieza a aclararse, los frentes electores a presentarse y los debates a reabrirse. Por esto mismo desde la Bemba nos parece importante poder discutir con todxs lxs estudiantes qué es lo que entendemos que será central en estas elecciones. A riesgo de no decir ninguna novedad, como cada año, pensamos que lo que se pone en disputa es el modelo de centro de estudiantes, el modelo gremial que adopte el CEFyL. En este sentido tenemos diferencias con el modelo gremial que hace años se expresa en el CEFyL, y que durante el último año se ha sostenido.

¿Qué CEFyL tenemos?

En la última semana, la conducción del CEFyL, ha comenzado su campaña electoral haciendo un fuerte hincapié en la supuestatransformación que el centro ha tenido en este último año,  planteando la recuperación de un “centro quelucha”. Los principales ejes rondan en torno al edificio, las becas y un hincapié muy fuerte en los logros de gestión.

Ahora bien, desde LA BEMBA, entendemos que una vez más, la conducción de turno pinta de “color de rosa” su accionar, sinplantear blanco sobre negro el estado de la cuestión ennuestra facultad y en nuestro movimiento. En este último año consideramos que nada ha cambiado respecto aanteriores, y que nuestra herramienta gremial sigue vacíade participación y contenido. Las luchas más importantes, como la del edificio, incluso han sufrido retrocesos, comola eliminación por parte de la gestión Morgade de la comisión multipartita (compuesta por las gremiales, los representantes en consejo directivo de los distintosclaustros y representación de compañeros de la comisiónpor el presupuesto), espacio ganado tras la toma de 2010desde el cual era posible presionar a la gestión paraavanzar en la concreción de nuestro reclamo.

Por otra parte, la “recuperación de las becas” no fue más quela asignación por parte del CEFyL de 50 becas y un“compromiso”, sin resolución alguna, de la gestión parahacerse cargo de la asignación de las restantes. Lacampaña por la misma fue puramente autorreferencial  y sinintención de ser discutida en ámbitos abiertos del CEFyL, al tiempo que no generó ninguna movilización yorganización real de lxs estudiantes. En la misma línea no es menor destacar que al menos se han levantado 5 asambleasa lo largo del año por falta de convocatoria, lo que nohace sino reforzar este modelo de centro delegativo:tras undiscurso “de lucha” sólo hay una lógica de propaganda y gestión.

Si nos retrotraemos a años anteriores, veremos que también conconducciones de otro signo político (como fue laconducción de La Juntada) el planteo era similar: se planteaba un centro que avanzaba en las reivindicaciones de los estudiantes, un centro en movimiento, mientras quién lo hacía era la gestión de la facultad. Para poder plantearse realmente cuáles son las tareas que tenemos como movimiento estudiantil debemos como gremio realizar un certero balance de nuestro estado, de la correlación de fuerzas que hoy tenemos. Nunca podremos entender cómo organizarnos y qué peleas dar si las distintas conducciones de nuestro gremio construyen todo el tiempo un auto-relato mágico donde siempre se avanza, siempre hay victorias. Tenemos que recuperar el debate político y estratégico para nuestra herramienta gremial.

 

¿Qué CEFyL queremos?

Desde nuestraconcepción hay aspectos que al pensar un modelo gremial nopueden estar ausentes. Entendemos que construir un gremioque pueda luchar realmente por sus reivindicaciones tieneque tener en primer lugar ámbitos de organización que potencien la participación de más estudiantes. Desde estelugar es que vemos necesario poder jerarquizar como debe serel espacio de asamblea, y hacer de ella una instancia más democrática, complementando su accionar con el de otros espacios de discusión y decisión participativos (asambleas de carrera, comisiones, etc.).

A su vez, creemos que el Centro deEstudiantes debe tomar seriamente en sus manos laproducción de conocimiento crítico, para poder problematizar y disputar qué perfil de profesionales eintelectuales queremos formar en la Universidad profesionales críticos comprometidos con la realidad socialy su transformación.En relación con lo anterior, creemos que el Centro deEstudiantes tiene que luchar por una Universidad conperspectiva de géneros y disidencia sexual que se exprese en sus planes de estudio,  en las relaciones en las aulas yen el cogobierno.

Por otro lado, también el CEFyL debe plantearse qué vínculo tiene la Universidad con el resto de la sociedad en las cual está inserta, y pensar otromodelo que supere la extensión universitaria y elasistencialismo, para poder vincularse de una manera horizontal y enriquecedora con sectores populares y la clase trabajadora.

Por último, creemos que la Universidad debe democratizarse, no sólo en sus órganos de cogobierno (como medio para poder lograr todas nuestras reivindicaciones y construir la universidad que queremos) sino tambiéndemocratizar su acceso, para que el conjunto de la clasetrabajadora pueda acceder a la educaciónsuperior.

¡Sumate a construir un CEFyL participativo, activo y de lucha!

¡Que la Universidad se pinte de pueblo, de trabajadorxs y dearcoiris!

Capital y GBA Estudiantil

Comentarios

Compartir