Conocimiento crítico
24 Noviembre 2016

Disputemos el plano del conocimiento

Planteamos algunos debates en torno a la construcción de conocimiento crítico

En la Juventud Insurgente interesa problematizar el para qué de nuestra formación académica. Consideramos que las instituciones educativas no son un mero “aparato ideológico del estado” sino también un campo de batalla; donde podemos disputar el sentido de los conocimientos que producimos. Uno de los aspectos fundamentales que cuestionamos de nuestras instituciones educativas, es el “academicismo” como modo de producir conocimiento. Es decir, la producción de saberes meramente en el marco de la institución con la única finalidad de hacer “carrera académica”. Creemos que las instituciones educativas no son lugares nuestros donde revela “la verdad de las cosas”, sino que responden a intereses sociales y políticos determinados, y que desde la escritura como práctica, más allá de los formatos imperantes como el paper o la monografía, encuentra su posibilidad crítica.

La mayoría de los estudiantes somos trabajadores, sin embargo no toda la clase trabajadora tiene acceso a la educación superior. Esta es una de las disputas principales que tenemos que dar: que la Universidad incluya a sectores más amplios de los que incluye hoy en día. Consideramos que esto se debe tanto a una problemática material, que comprende la estructura social y económica de nuestra sociedad y las condiciones de acceso y permanencia a la Universidad (falta de presupuesto, recorte sistemático de becas, inexistencia del boleto estudiantil, etc.), como también a las problemáticas que se estudian y a la perspectiva de clase desde la cual la Universidad imparte conocimiento.

Es así que el perfil de estudiante individualista y atomizado, la falta de cátedras paralelas, la estructura feudal de las mismas, el perfil de graduados desvinculado de la realidad y la falta de perspectivas de géneros que cuestionen el sentido heteropatriarcal hegemónico son algunos de los problemas que consideramos fundamental transformar.

Entonces, resulta necesario cuestionar las formas y contenidos imperantes del proceso de enseñanza, la producción y la circulación de conocimiento. Una forma de dar esta disputa es mediante la coproducción, entre docentes, estudiantes, investigadores y organizaciones sociales. Así, conjuntamente podremos ir construyendo un poder alternativo que cuestione la institucionalidad vigente y construya una perspectiva de producción de conocimiento crítico.

 

¿Como dar entonces esta disputa?

 

Algunas ideas para poner en práctica estas transformaciones en las formas de construcción de conocimiento:

  • La lucha contra organismos mercantilistas que intentan inmiscuirse en las carreras con fines lucrativos, la intervención en los espacios institucionales de  las carreras. Participando en las reformas de planes de estudios, impulsando cátedras paralelas, seminarios colectivos, generando perspectivas que no resulten opresivas, ni omisoras.

  • También resulta importante la participación en Encuentros Nacionales de Estudiantes, donde se comparten y discuten diferentes visiones y se organiza en torno a una disciplina a nivel nacional.

  • Como investigadores críticos/as. Si bien la academia hoy en día es profundamente elitista, se pueden encontrar o generar lugares donde, con la legitimidad académica e institucional y todo lo que eso implica, se pueden dar a conocer producciones críticas o sobre temas que aporten a la transformación social.

  • La formación de grupos de estudio asegura la construcción colectiva de la crítica y la búsqueda de una salida contrahegemónica para nuestros estudios.

  • Así también el impulso de la producción crítica, por ejemplo con revistas, es una afirmación de que lxs estudiantes elaboramos cultura, tenemos intereses e inquietudes y no cumplimos sólo un rol de recepción.

Estudiantil Debates

Comentarios

Compartir