Se realizaron las primeras elecciones en la UBA desde la asunción del macrismo
18 Noviembre 2016

Balance de las elecciones en la UBA

La izquierda retiene los centros independientes y desde Juventud Insurgente nos sumamos a la conducción del CEFYL.

Se realizaron primeras elecciones estudiantiles en toda la UBA desde la asunción del macrismo, en un contexto de ajuste (con el aumento del 0% al presupuesto como hecho emblemático) y después de una primera mitad del año con grandes movilizaciones en el sector educativo. En primer lugar, destacamos que la izquierda logró retener los centros de estudiantes independientes, aunque no significó un avance significativo ya que no se pudo recuperar ninguno. Por otro lado, queremos destacar nuestra intervención, particularmente en la Facultad de Filosofía y Letras en la que nos integramos a la conducción del centro, y en la Facultad de Sociales donde llevamos adelante una campaña alternativa también junto a los compañeros de la Izquierda al Frente.

Si bien en las conducciones no hubo grandes cambios (tan solo Nuevo Derecho, que responde al PS, le sacó el Centro a La Franja Morada, a tan solo un año de haber ganado) si hubo algunos movimientos significativos: la presencia del Pro en varias Facultades aunque con resultados exiguos, la integración de La Mella al Kirchnerismo expresada en El Colectivo en FFYL, y como decíamos anteriormente, nuestra integración a la conducción del CEFYL.

En la Facultad de Sociales el panorama era poco alentador. El kirchnerismo, de la mano de la UES (PJ afín a la gestión de la UBA), se consolidó, habiendo ganado el año pasado el Centro de Estudiantes por primera vez, con una política de servicios de la mano de la gestión de la Facultad. Ante el proceso de lucha que se inició por Mayo lo único que quedó claro fue su consecuente política de desmovilización, boicoteando asambleas de espaldas a los estudiantes que pedían una mayor participación de cara al conflicto que se avecinaba. Esto produjo un resurgimiento de las comisiones de base, tanto de las carreras como de problemáticas particulares del contexto (Boleto gratuito y Violencia de género), que fueron apretando al CECSO con su participación creciente entre los estudiantes. Con esta idea es que nos presentamos junto a los compañeros del Frente de Izquierda, con la intención de aportar a la construcción de un espacio independiente que recupere el Centro de la gestión y pusiera de pie a un bastión histórico de las luchas estudiantes. Lamentablemente muchas fuerzas de izquierda afines, ante la situación, priorizaron armados por fuera, lo que nos alejó de la disputa por el centro.

Así, la Facultad de Filosofía y Letras fue probablemente la gran protagonista de esta elección. Una vez realizadas elecciones en 11 Facultades, todos los ojos apuntaban a Puán 480, donde el kirchnerismo dispuso de todo su aparato, habiendo traccionando a La Mella – Patria Grande, para borrar con la independencia del centro e instalar el modelo de servicios de la UES en Sociales. Fue en este panorama que después de habernos proyectado en La Bemba, nos sumamos a la lista 4 junto a los compañeros de la Izquierda al Frente, con la consigna de sumarle fuerza al CEFYL, entendiendo que había que defender la independencia del Centro y que podíamos construir nuestro proyecto de centro crítico feminista y popular como parte de la conducción del centro. Así, no sólo conseguimos retener el centro para la izquierda, sino que las agrupaciones independientes nos consolidamos fuertemente en las carreras, donde históricamente venía teniendo buenos resultados los sectores afines al ex gobierno.

El escenario de cara al año que viene no es prometedor: la parálisis de la federación y su escisión de las bases han llevado a que la misma sea sólo un sello y, por lo tanto, la disputa por su conducción solo una cuestión de aparatos. A nuestro entender, este modelo gremial que expresa tanto La Mella como el Partido Obrero debe ser superado en pos de avanzar en herramientas democráticas y masivas, cercanas a las reivindicaciones cotidianas de los estudiantes y claras en sus pronunciamientos políticos.

Así, se impone la necesidad de avanzar en mayores marcos de unidad entre un conjunto de corrientes que en nuestros territorios venimos levantando la necesidad de una opción para el movimiento estudiantil antiburocrática, crítica y feminista. En este sentido, vemos la necesidad de seguir profundizando los acuerdos con quienes conformamos el Frente Político de la Juventud. De conjunto podemos darle forma a una herramienta que bajo esos principios políticos pueda constituirse como un afluente de izquierda con un peso propio en la UBA y en todas las Universidades del país.

Publicaciones Actualidad Capital y GBA Estudiantil

Comentarios

Compartir