¿Y cómo salimos de ésta?
12 Mayo 2016

Ante el ajuste PRO, resistencia del pueblo

La situación de ajuste que el gobierno macrista lleva a cabo, demuestra que las medidas emprendidas durante los primeros meses de gestión son una clara continuidad y profundización del proceso iniciado con los gobiernos kirchneristas. Dicho proceso, involucra diversos sectores del pueblo trabajador que se ven perjudicados

Desde que comenzó la gestión de Cambiemos, llevaron adelante aumentos en gran parte de los servicios básicos utilizados por el pueblo, cuya justificación se trató de un supuesto “sinceramiento” económico con respecto a los números que habrían permanecido ocultos durante la gestión kirchnerista. Este mecanismo del macrismo busca ocultar el ajuste sistemático que se lleva adelante sobre los sectores populares. Y genera confianza, a partir de los medios de comunicación hegemónicos, que afirman que lo “peor ya está pasando” y el futuro estará signado por el cumplimiento de las promesas electorales. Si tenemos en cuenta que, el transporte público percibió aumento al igual que los alquileres, combustibles y alimentos y que los servicios de Luz, Agua y Gas aumentaron entre 200 y 300% cuando, por otro lado el gobierno nacional anunció la quita de retenciones a las grandes mineras, la reducción de las mismas al sector agropecuario y el nuevo endeudamiento con los fondos buitres; podemos afirmar que no se trata de ningún sinceramiento ni necesidad de estabilidad. Sino más bien una manera de ajustar a los que menos tienen: lxs trabajadorxs y al pueblo en su conjunto. Todo esto atravesado por un contexto de despidos masivos que cuenta con cifras por encima de 100.000 trabajadorxs expulsados/as de sus fuentes laborales, tanto en el sector público como en el privado. Muchos de ellos son incluso despidos ilegales, como es el caso de lxs delegadxs sindicales y trabajadoras embarazadas. En materia educativa el gobierno de la alegría, cuenta ya con el cierre de Programas como FinEs y Conectar Igualdad. El despido de docentes en Centros de Actividades Infantiles y Juveniles, en la Biblioteca Nacional, etc. Además, avanza con intención de cerrar cursos y terciarios como el IES 9-027 de Mendoza. El ajuste se hace presente, una vez más, cuando la UBA alerta que el presupuesto no será suficiente para pagar la luz. Frente a esto lxs estudiantes nos organizamos en asambleas y luchamos por revertirlo. En la provincia de Buenos Aires, donde destinaron más de 600mil pesos para embellecer la casa de la gobernadora, los y las estudiantes luchan por el Boleto Educativo Gratuito, marcando cuáles son las prioridades que el gobierno debería tener. ¿Qué pasa con lxs trabajadores? Este año los/as trabajadores del estado dan grandes luchas, ante las insignificantes ofertas de los gobiernos provinciales, frente a los acuerdos de miseria que cerraron las cúpulas de las centrales de trabajadores y la desmovilización impulsada por algunos sindicatos. Luego de los conflictos docentes como el de Mendoza, donde el gobierno cerró la paritaria por decreto con el ítem aula como castigo; Santiago del Estero donde lxs maestrxs fueron reprimidos y Tierra del Fuego que lleva más de 60 días de paro por tiempo indeterminado -por mencionar algunos ejemplos- las universidades de General Sarmiento, Córdoba, Mar del Plata, Cuyo, La Plata y Buenos Aires están en paro activo. Llevan a cabo jornadas de lucha (con paros, movilizaciones, clases públicas), las cuales nos siguen convocando como miembros activos de la sociedad en solidaridad con los intereses de los trabajadores. Nos parece fundamental derrotar las propuestas salariales miserables que propone el gobierno, pudiendo generar instancias de UNIDAD entre docentes y estudiantes. Frente a las luchas llevadas adelante por los sectores trabajadores en respuesta a la situación de ajuste, el Ministerio de Seguridad (que tiene a la cabeza a Patricia Bullrich), impulsó y aprobó un protocolo de represión/censura que tiene como objetivo limitar y cercenar el derecho a protesta y expresión, entre otros. Dicho protocolo es la continuación política de los intentos del kirchnerismo de llevar adelante medidas del mismo carácter, tales como la ley antipiquetes y la ley antiterrorista, que vieron una oportunidad de culminación en el actual gobierno. El gobierno se da la tarea de perseguir trabajadores y recurre a violentas herramientas, imputando dirigentes sindicales, amedrentándolos con patotas, militarizando los acampes de protesta, disparándoles gases y balas de goma. Esta situación no podría llevarse a cabo sin acuerdo entre oficialismo y oposición: hace apenas unos días en Tierra del Fuego, el gobierno del Frente para la Victoria ordenó la detención de lxs trabajadores que realizaban un escrache al vicegobernador en el contexto de un acampe por condiciones laborales sostenido por amplios sectores. Si lxs trabajadores acampan en la legislatura, si la clase hoy se hace en el subte, si el edificio en el que estudias se llueve, las cosas no andan bien. Las constantes luchas a lo largo y ancho del país indican que hay una realidad por transformar. Entendemos que es importante seguir apostando a la construcción de un movimiento estudiantil combativo, crítico y que acompañe las luchas de lxs trabajadorxs y el pueblo en cada instancia. Una vez más es fundamental defender los derechos que tantos años de lucha nos han costado. ¡POR SALARIOS Y PRESUPUESTO EDUCATIVO DIGNOS! ¡ORGANIZACIÓN Y LUCHA PARA ENFRENTAR EL AJUSTE! Publicaciones Actualidad Actividades Estudiantil Cultural

Comentarios

Compartir